“La Asistenta” de Netflix, la serie que no aleja la ficción de la realidad

Nunca una serie fue tan similar a la situación actual que las mujeres viven en todo el mundo

 “La Asistenta” es el drama sobre violencia de género que la plataforma estrenó el pasado 1 de octubre. Inspirada en la autobiografía de Stephanie Land, el relato cuenta la historia de Alex, madre soltera que intenta escapar de los abusos psicológicos de su pareja.

Así es como a través de los ojos de Alex, conocemos cómo viven las víctimas de violencia de género y abuso psicológico el proceso de poder salir de una relación afectiva en esas condiciones.  Cómo cuando ella sabe que tiene que salir de allí, el resto del mundo se empeña en hacerle sentir que debería aguantar esa relación abusiva, llegando a no recibir apoyo, ayuda o salida alguna.


¿Cómo se puede salir de ese agujero

sin tener recursos?

Alex cuenta con recursos muy limitados. Fue madre joven y nunca tuvo la suerte de poder estudiar, trabaja a duras penas y no tiene dinero. Depende económicamente de su pareja y éste controla sus cuentas.

Su madre, la cuál debería ser su principal pilar y lugar al que regresar, sufre trastorno de bipolaridad no diagnosticado y es una artista frustrada. Además, más adelante conoceremos como su madre también sufrió abusos logrando proteger a su hija. Aunque, durante toda la película y aun conociendo la situación que vive su hija, no es capaz de reconocer que ella fue víctima de violencia de género también. Durante toda su vida, su manera de seguir adelante fue negar sus problemas y vivir en la ignorancia.

El relato se convierte en una crítica a la precaria ayuda que proporcionan los servicios sociales a las víctimas que intentan salir de sus hogares o proteger a sus hijos del maltratador. Sin recursos ni apoyo familiar, cumplir los requisitos para recibir ayudas se convierte en un auténtico calvario para la protagonista.

Conseguir trabajo y poder ganar dinero es una odisea. Obtener trabajos precarios y mal pagados, en condiciones laborales mínimas es la única solución para poder vivir. Así es cómo Alex consigue ser asistenta y limpiar grandes casas, aguantando estafas y sin derechos que le ayuden a poder reclamar mejores condiciones laborales.

“Es inhumano tener que luchar tanto para conseguir tan poco”

Vivimos en una sociedad capitalista que se basa en la productividad por encima de cualquier otra condición humana. Para quién tiene que comenzar una vida desde cero no hay ayudas reales y notorias y así es muy difícil poder obtener una vida mejor. El principal problema es que te hacen creer que cuando no tienes nada, tampoco estás en posición de exigir nada.

Esta devastadora serie, se convierte en una crítica fundamental para el momento que vive España en la actualidad. El pasado año en pandemia fue el año que menos asesinadas hubo y más maltrato doméstico y psicológico se denunció. Él número de víctimas de violencia doméstica creció un 8,2%. Por lo tanto, durante el confinamiento, muchas mujeres no pudieron escapar del maltrato.

“Los asesinatos son la punta del Iceberg; menos crímenes no significa para nada menos maltrato”


En lo que llevamos de año, ya son más de 37 las mujeres asesinadas a manos de sus parejas en nuestro país. La realidad no se aleja de la ficción y esto es devastador.
Necesitamos que los países faciliten en todo momento ayuda a las víctimas.
Necesitamos que haya menos burocracia y más leyes que nos protejan.
Pero, sobre todo, necesitamos erradicar la violencia desde la raíz y acabar con el machismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.