woman sitting in wheelchair

La doble discriminación de la mujer discapacitada

Irene Martinez tiene 26 años y vive en Madrid. Nació con encefalopatía con tetraparesia y una mala práctica médica le causó un retraso psicomotor. Con motivo de la semana de la mujer, Irene ha compartido con nosotras los retos de ser mujer y discapacitada.

Autora: Irene Martínez

«La mujer con discapacidad tiene el doble de discriminación porque por un lado carga con la mochila de los prejuicios, de los mitos, de la historia, entre otras muchas cosas, relacionado con la discapacidad, y luego le persigue toda una mochila nueva de machismo, absurda inferioridad, ataques y una serie de cosas que todos sabemos respecto al hecho de ser mujer.

Os voy a mostrar las distintas diferencias o presuposiciones que se tiene solo por ser una mujer discapacitada frente a los hombres discapacitados.

La gran mayoría de la sociedad se cree que tenemos que recibir constantemente cumplidos y halagos, diciéndonos lo guapas que somos y lo bonitas que nos vemos por las calles. Estos comentarios suelen venir de personas de 40 años para arriba, haciéndonos pasar un mal rato cuando vamos a pasear o cuando salimos a la calle en general. Nos hacen sentir incómodas, diferentes y, aunque no se ve que lo hagan con mala intención, pueden afectar psicológicamente si esto se hace muy cotidiano, por ejemplo. Cada vez que salgo a la calle me tengo que mentalizar a ir con una buena actitud y relativizándolo todo porque acabo agotada mentalmente de escuchar constantemente a personas que no conozco de nada hablarme de lo bien que lo hago saliendo a la calle — ya ves tú ni, que fuera la única que sale — y estar parándome a cada 10 minutos, sino más, por el simple hecho de ser mujer y discapacitada. De verdad que no puedo ir a gusto ni tranquila a dar un paseo por mi barrio o mi zona con mis cascos. Por muy positiva y feliz que yo sea, soy humana y tengo mis días. ¿Y por qué digo que hay diferencias? Pues porque hablo con amigos de esto y siempre hay personas que paran también a los hombres, pero el porcentaje es totalmente superior a mujeres que a hombres. También he vivido situaciones en las que me he ido con un amigo a tomar algo y a la que paraban es a mí, no a mi amigo. Paremos esto, por favor, normalicemos que tanto hombres y mujeres salimos a la calle y no necesitamos ningún tipo de conversación ni de afecto por nadie más que por nuestra familia y nuestro entorno, además que la belleza es súper subjetiva y personal y nadie es quien para decir si tú eres guapa o tu eres fea. La persona tiene que tener el poder de elegir quién quiere que le de esa opinión, no recibirla sin más. 

Tenemos por otro lado la falsa creencia que se tiene de que la mujer con discapacidad es frágil y no puede valerse por sí misma y tiene que tener más cuidados. ¡Vamos a ver! Razonemos un poquito, este concepto debería de estar bajo tierra. Las mujeres igual que los hombres somos capaces de vivir solas, de valernos por nosotras mismas. Esto se mal interpreta porque hay personas con discapacidad que necesitan asistencia personal, o sea, ayuda de una tercera persona, pero eso es una cosa y que no tengamos capacidad de decisión es otra. La asistencia personal es un derecho que estamos reclamando porque a día de hoy, en España, no está legalizado y las ayudas que tenemos de asistencia suelen ser de personas que realmente no se dedican a esto, ya sean trabajadoras sociales, personas de asistencia de limpieza o personas de terapia ocupacional. Pero en sí, una persona que tenga el título de asistencia personal para personas con discapacidad no existe en España y estamos peleando para que esto se regularice. Esto como digo es una cosa, otra cosa es que una persona con varias discapacidades por ejemplo, discapacidad física y psíquica dependiendo de la gravedad si necesita más atención ¡Pero por lo general y sin saber nada de esa persona no se debe presuponer que una mujer tenga que tener más cuidado y sea más frágil que un hombre! Porque también hay hombres que necesitan cuidados especiales. Por lo tanto, dejemos de discriminar a la mujer en este sentido, porque no es la verdad para todas las mujeres con discapacidad del. Psicológicamente esto también afecta, porque parece que tenemos que demostrar y luchar más para que la otra persona que nos juzga se dé cuenta de que valemos lo mismo y creedme, es agotador y frustrante.

Otro aspecto importante a destacar es la parte de las relaciones amorosas y sexuales de las mujeres con discapacidad, cuesta creer la contrariedad de esto. Mirad, por un lado, y esto es en gran parte de las personas que piensan esto de nosotras, están las que dicen que las mujeres discapacitadas somos asexuales y que no podemos mantener relaciones sexuales ¡A ver! Hay personas con discapacidad, y hablo también de hombres, que por su movilidad reducida no pueda mantener relaciones sexuales de forma convencional, pero ¡ojo! Eso no significa que no pueda tenerlas. Hay mil maneras, mil juguetes sexuales que nos sirven satisfactoriamente a la hora de tener sexo, por lo tanto, mujeres con discapacidad y con movilidad reducida tenemos todo el derecho de sentir el placer sexual y podemos tanto recibir como dar placer si es todo consensuado. Y la otra contrariedad de la que os hablaba es el que las personas con discapacidad tenemos que estar con un “hombre fuerte” para que nos mantenga, o sea lo mismo de antes, consideran que la mujer con discapacidad tiene que estar al cuidado y ser una mantenida constantemente del hombre. 

Todo esto y muchísimos ámbitos más se están trabajando a través de asociaciones que ayudan al empoderamiento de las mujeres, como por ejemplo ASPACE, donde estamos empezando un nuevo proyecto llamado Juntas Mejor en el cual haremos talleres y distintas cosas para ayudar a mujeres con parálisis cerebral y a sus familias a fortalecer su empoderamiento como mujeres con discapacidad. No estamos solas, luchemos contra el micro-machismo, por tener nuestro sitio como mujeres y por tener nuestros derechos iguales que el resto de la gente.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.