Me siento sola estando rodeada de gente

Son las 7:00 de la mañana, suena el despertador con “La Ser”. Esta, te acompaña en tu despertar y te cuenta qué ocurre hoy en el mundo. A continuación, vas directa a comprobar si la pantalla de tu móvil está llena de nuevos mensajes que contestar. Seguidamente, entras al resto de redes sociales y compruebas la cantidad de likes que has recibido por subir esa foto anoche, de cuando estabas más delgada, con la excusa de no ahogarte en tus pensamientos.  Vas a trabajar y solo buscas sonreírle a todo el que te cruzas, charlar y que a todos les quede claro lo llena y completa que te sientes con tu vida. Por la tarde; ves a tus amigas, tu familia, tu pareja y sacas a tu perro. Has ocupado todo tu día en huir de ti misma y no eres ni consciente.

Lo peor, es que mañana será igual y no harás nada por cambiarlo. Porque es así, vivimos en una sociedad que nos hace pensar que no somos nuestra prioridad. Por delante de nuestra salud mental va el trabajo, van las relaciones sociales y la aceptación de los demás.

Quizás sea el momento de frenar y oírnos respirar, dar las gracias por algo tan simple y fundamental como es respirar. De permitirnos sentir soledad y que ese sentimiento sea parte de nuestro día si es necesario, hasta que aprendamos a convivir con nosotros mismos.

Todos poseemos una “cestita” que tenemos que llenar solos, para así poder repartir todo lo bueno que contenga con los demás. Pero, antes de los demás vamos nosotros, antes del mundo va nuestra salud mental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.